400 años de Concepción de la Sierra

Domingo 8 de diciembre de 2019 | 07:00hs.
Sociedad
 Gonzalo Peltzer

Por Gonzalo Peltzer gpeltzer@elterritorio.com.ar

Hay topónimos que se repiten por toda América, con mayor o menor suerte ya que sus fundadores no sabían si llegarían a ser grandes ciudades, se quedarían chiquitas o quizá hasta desaparecieran. Algunas de las que llevan el mismo nombre son tantas que hay que decir el apellido para distinguirlas, como Santiago de Chile, Guayaquil, Santiago de Cuba, Santiago de los Caballeros, Santiago de las Misiones, Santiago del Estero… todas hijas de Santiago de Compostela, en Galicia.
Así cundieron cantidad de nombres que venían con las devociones de españoles y portugueses. También pasó con los distintos nombres de la Virgen María, como Mercedes, que solo en la Argentina comparten las provincias de Buenos Aires, San Luis, San Juan y Corrientes; o Dolores, en Buenos Aires, Córdoba, Catamarca y Santa Fe. Nuestra América está sembrada de Santamarías, Pilares, Rosarios, Loretos, Asunciones, Encarnaciones... todas advocaciones o misterios relacionados con la madre de Jesús.

Las que se llaman Concepción son unas cuantas, en la Argentina y en América, y todas llevan también apellido para distinguirlas de sus tocayas. En nuestro país se cuentan, fácil y de memoria, Concepción del Uruguay (Entre Ríos), Concepción del Yaguareté Corá (Corrientes), Concepción de Tucumán, Concepción del Bermejo (Chaco), Concepción de Capayán (Catamarca), Villa Concepción del Tío (Córdoba) y Concepción de la Sierra en Misiones. Pero el nombre de Concepción tiene su curiosidad particular: los conquistadores que las fundaban estaban haciendo un lobby descarado a favor de la concepción inmaculada de la Virgen María (que nació sin pecado original), un dogma que la Iglesia recién declaró en 1854.

Nuestra Concepción de la Sierra fue fundada 235 años antes de que la Inmaculada Concepción dejara de ser una simple devoción de los fieles. Y el adelantado en este caso fue Roque González de Santa Cruz, el santo jesuita que la fundó justo hoy hace 400 años. Y hoy, para conmemorarlo, estará su corazón en Concepción de la Sierra, desde la mañana temprano hasta la tardecita, cuando volverá a Asunción. El corazón de san Roque tiene la particularidad de haber sido atravesado por la flecha del cacique Ñezú, que lo mató con un garrote y tiró su cuerpo en una hoguera, pero como su corazón seguía latiendo, le encajó un flechazo a quemarropa. A ese corazón lo podrán ver los que vayan hoy a Concepción a celebrar sus 400 años.

La reducción fue abandonada en 1767, cuando la expulsión de los jesuitas, y sus ruinas fueron destruidas años después, durante el gobierno de Genaro Berón de Astrada. Pero el 27 de septiembre de 1877 resurgió para erigirse como pueblo agrícola de la provincia de Corrientes, conservando su antiguo nombre y en el mismo emplazamiento de la antigua misión. Como testigos quedan en la plaza el cabildo de piedra, recuperado ahora para el patrimonio del municipio, pero conservados gracias a la familia que lo habitó durante varias generaciones. También se pueden ver –avanzando sobre la plaza y abarcando completa la iglesia actual– los cimientos de la más grande de todas las iglesias de las misiones del Guayrá: medía 90 metros de largo por 40 de ancho.

Posadas fue fundada como la Anunciación de Itapúa por el mismo santo, pero cuatro años antes que Concepción. También fue abandonada y refundada como Trincheras de San José en 1872. En 1879 recibió el nombre actual, que recuerda a Gervasio Antonio de Posadas, que fue quien otorgó estas tierras a la provincia de Corrientes cuando fue Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata. El nombre fue impuesto por la nación y aprobado por la legislatura correntina, que la mantuvo bajo su jurisdicción hasta 1884. Posadas no es feo nombre y ya quedó, pero casi nadie se acuerda de don Gervasio, que ni un mísero monumento tiene en la ciudad que lleva su apellido. Sea lo que sea, mientras Concepción de la Sierra cumple los cuatro siglos, sería bueno que contemos mejor los años que tiene Posadas.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina