Asisten con alimentos para contener a los sectores más vulnerables

Jueves 2 de abril de 2020 | 03:00hs.
María Elena Hipólito

Por María Elena Hipólito sociedad@elterritorio.com.ar

“La contracara de este aislamiento social necesario es el acrecentamiento del drama social por la falta de alimento”, sostuvo el padre Alberto Barrios, sacerdote de la parroquia Sagrada Familia y vicepresidente de Cáritas Diocesana, que desde el inicio de la cuarentena se encuentra asistiendo a numerosas familias en estado de vulnerabilidad de la ciudad.
La problemática se replica en toda la provincia, puesto que padres y madres que vivían de changas o trabajos como pintura y albañilería ya no pueden hacerlo y ese dinero, que les permitía vivir y comer en el día a día, de un momento a otro se terminó. 
Es por ello que desde Cáritas Diocesana, el Ministerio de Desarrollo Social de la provincia y los Hogares de Día, que tienen sedes en Posadas, Oberá y Puerto Iguazú, reforzaron sus tareas de asistencia para tratar de contrarrestar la carencia de una necesidad de primer nivel como lo es el alimento diario.
“Tratamos de responder a la emergencia alimentaria en los barrios más pobres que al no poder moverse no tienen acceso a las changas que antes tenían y los pocos pesos que consiguen van para la comida. Con el paso de los días lamentablemente la situación se va a ir complicando”, señaló el padre Barros y sumó con preocupación: “Este drama social va a ir sumando otros enfermos si no se suplen estas necesidades”.
De esa manera, el religioso, junto a otros voluntarios de Cáritas, reparte bolsas de comida a las familias de los barrios más complicados de la ciudad, como La Estepa, Néstor Kirchner, la chacra 100. Las recorridas se hacen entre dos y tres veces por semana, teniendo en cuenta las necesidades que les van llegando.
En tanto, también siguen funcionando los cinco merenderos que dependen de Cáritas: tres en Posadas, uno en Garupá y otro en San José. No obstante, la comida hay que retirarla y no es posible quedarse a comer como antes.
“Nosotros instamos a que en cada barrio se generen redes de solidaridad y tratar de propagar esa conciencia de ayudar al vecino que menos tiene”, indicó.
Si bien Cáritas tiene fondos de reserva para situaciones de emergencia, quienes quieran donar alimentos o leche pueden acercarse los miércoles y viernes desde las 17 a la parroquia Sagrada Familia (avenida Roque Sáenz Peña 587 entre Tucumán y Salta).

En situación de calle
La alerta sanitaria por dengue y por coronavirus dificulta aún más la vida diaria de las personas en situación de calle, que por la cuarentena obligatoria, que se extenderá hasta el final de la Semana Santa, tampoco pueden realizar sus changas, algún que otro malabar o destreza en los semáforos y tampoco recurrir a los baños de las estaciones de servicio donde hacían sus necesidades y se higienizaban. 
En el recorrido que hizo El Territorio se evidenció una notable reducción de la presencia de personas durmiendo en las calles, esto se debe a que fueron reubicados por el Ministerio de Desarrollo Social en distintos hogares de la ciudad.
Al respecto se refirió Benilda Dammer, ministra de Desarrollo Social de la provincia: “Estuvimos recorriendo la ciudad y a los adultos mayores los llevamos al hogar Catan, a los adultos a hogar Filipos y a los niños, que la mayoría tenía familia, los llevamos a sus hogares e instamos a sus padres que los resguarden allí y los asistimos con módulos alimentarios”.
Por otra parte, la Municipalidad de la ciudad habilitó una cocina que abre los jueves y sábados y se reparten las raciones de comida a quienes aún no fueron socorridos.
“Es un trabajo de todos los días y también tenemos casos de personas que no quieren irse a los hogares, quieren quedarse en el lugar donde están”, expresó Dammer. 

Hogares de Día
Otro medio de contención a familias son los Hogares de Día que tienen sede en Posadas, Puerto Iguazú y Oberá. Si bien se encuentra cerrados, la tarea de ayudarlas con alimento sigue en pie a pesar de la cuarentena obligatoria.
“Pudimos hacer un acuerdo con la empresa que nos proveía el alimento para que nos dé alimentos secos para poder asistir a las familias con mayor vulnerabilidad, así como también elementos de limpieza”, destacó Samuel López, ministro de Prevención de Adicciones y Control de Drogas, del que dependen los tres hogares.
Las salidas que se hacen para llevar estos alimentos a las familias se hacen dos veces por semana y es en ese marco también que aprovechan para llevar un médico y hacer controles de salud así como apoyo escolar domiciliario en algunas puntuales. En Oberá los trabajos son similares a los de la capital provincial.
“En Puerto Iguazú funciona el programa Plato Guazú en el que los hoteles donan el excedente de comida, como la cuestión turística está parada, nos dan los insumos y los voluntarios de Brote de Vida asisten los sábados. Cada vez son más las familias que piden ayuda, así que esta segunda etapa de la cuarentena nos encontró más preparados”, expresó y contó que el Parque Nacional Iguazú les provee de dos camionetas con chofer para realizar los recorridos.

Día 13 de cuarentena, con movimiento

El día 13 de aislamiento social, preventivo y obligatario encontró a Posadas con un movimiento bastante concurrido de personas no solamente en los cajeros automáticos sino también en los supermercados, donde las colas, al igual que el martes, fueron extensas. El tránsito vehicular también fue numeroso. Si bien hubo controles de las fuerzas de seguridad en las calles, no fue tan riguroso ni numeroso como días anteriores. Por su parte, en Candelaria, el primer día de abril y en el comienzo de la segunda etapa de la cuarentena los habitantes se movilizaron en un importante número en los espacios comerciales, de pagos de boletas de servicios, correo, banco, farmacias, entre otras cuestiones. En cada lugar había largas filas de personas de distintas edades para cobrar, pagar o realizar las compras y en la mayoría de los casos sin respetar las distancias correspondientes. El movimiento se mantuvo intenso hasta pasado el mediodía de ayer.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina