Candelaria marchó por violaciones y pidió una Comisaría de la Mujer

Martes 14 de enero de 2020 | 00:00hs.
La localidad de Candelaria se vio desde principios de año conmovida por dos aberrantes hechos de violación de las que fueron víctimas dos chicas adolescentes de 15 años. El 1 de enero, una joven fue ultrajada por cinco chicos y días después se conoció que un hombre de 64 años abusaba desde hacía meses a otra víctima bajo amenazas y a punta de pistola, todo delante de un bebé. 
Por esta razón, en la víspera mujeres, hombres y niños salieron a las calles a pedir Justicia, desde la rotonda de ingreso de la localidad hasta la plaza central. La movilización, de la que participó cerca de un centenar de personas, estuvo cargada de emoción y se desarrolló de forma pacífica, con el apoyo logístico de efectivos policiales. 
También estuvo la familia de la última denunciante, que hizo una dura crítica por la nula contención que recibió su hija, así como también por la investigación del caso, ya que el acusado permanece desde la semana pasada en condición de prófugo. 
El implicado fue identificado como Carlos de Jesús D., de 64 años, quien estaba al cuidado de una casa de campo en la antigua capital. Allí iba a trabajar la hermana mayor de la menor, quien a veces la acompañaba para ayudar la o cuidar a su sobrino. 
Muy emocionada y en medio del llanto, la madre de la adolescente dijo que su hija “ya no es más la muchachita alegre que era antes, ese hombre arruinó su vida y de toda la familia”. Los hechos, según constan en la presentación policial, ocurrieron durante dos meses. 
“No puedo creer la morbosidad de ese tipo, mi hija de a poco va contando todo el calvario que vivió, le cuesta porque se quiebra fácil, está muy triste, una de las cosas más aberrantes que hacía esa basura fue que abusaba de mi hija delante de mi nietito, con un arma cerca de él y el nene mirando”, relató.
Por último criticó: “No entiendo cómo le dieron tiempo para que se escape de la Justicia y vaya uno a saber lo que debe andar haciendo por ahí en lugares donde no lo conocen, porque alguien así no se compone más”.
Como informó este medio de forma exclusiva, en el teléfono del acusado las denunciantes hallaron gran cantidad de fotos sexuales con jóvenes que podrían ser otras víctimas, por lo que alentaron a que se hagan las correspondiente denuncia. 
También le dedicó una palabras a los familiares de la joven abusada en manada, sobre quienes dijo que les cuesta mucho presentarse en público luego de lo ocurrido. “Encima de estar sufriendo lo que han hecho con su hija, debe soportar que una familiar de uno de los detenidos la amenace. Esto no debe quedar impune y pido al señor juez que nos ayude y dicte una condena que sirva de ejemplo para otros violadores que andan por el mundo dañando inocentes”, solicitó. 

Una Comisaría de la Mujer
La movilización terminó en una especie de asamblea, en la cual se determinó que los días sábados las 18 se realizarán reuniones en la plaza central, donde se instalarán equipos de sonido y micrófonos y se concientizará a la comunidad sobre las violaciones, además de compartir los avances de las causas. 
Allí también se definirá la fecha de una nueva movilización, en la que se convocarán a colectivos feministas y agrupaciones políticas a que se sumen. 
Más allá de estas medidas, se acordó realizar un petitorio para que Candelaria tenga una Comisaría de la Mujer, con personal capacitado, debido a que las denuncias por ultrajes y violencia de género se deben hacer en la Comisaría de la Mujer de Fátima o en Posadas, con todo lo que implica trasladarse hasta allí. 
Otro de los pedidos será que los concejales revean la ordenanza aprobada hace dos años en la que declaró a Candelaria en emergencia en seguridad. Quienes quieren que se ponga en vigencia pidieron acompañamiento de las autoridades para que no se dilaten los tiempos a la hora de tomar una denuncia.


Una manada tras las rejas por abuso

Como viene informando este medio, una adolescente de 15 años denunció haber sido violada en manada tras los festejos por el Año Nuevo en Candelaria, hecho por el cual hay cinco personas detenidas.
El abuso fue denunciado por la madre de la víctima, quien aseguró haber sido ultrajada por un grupo de jóvenes en el sector de baños de la playita Sarandí de Candelaria, lugar que actualmente se encuentra clausurado.
El episodio ocurrió cerca de las 8 y la denuncia fue radicada pocos después por la madre de la víctima en la Comisaría de la Mujer de Fátima.
Después de ello, los efectivos policiales comenzaron a trabajar en el caso y al principio concretaron la detención de tres jóvenes identificados como Alfredo C. (21), Mauro P. (24) y Ramiro B. (32), quienes permanecen privados de su libertad. 
Dos días después, en tanto, otros dos jóvenes que estaban en la mira y bajo sospecha también lograron ser aprehendidos. La Justicia deberá determinar el rol de cada uno en la terrible secuencia. 
“Estoy destrozada, tanto yo como mi hija. Eran cinco en total, porque hay uno que filmaba pero no sabemos quién es, a ese mi hija no lo conoce, a los demás sí. Son conocidos del barrio, conocidos míos, yo soy amiga de la mamá de uno de los chicos, todavía no puedo creer todo esto”, dijo la denunciante a El Territorio en momento.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina