Corralones funcionan con entregas en los depósitos y sin envíos a domicilio

Jueves 9 de abril de 2020 | 04:00hs.
Los pedidos de materiales se retiran directamente en los corralones, respetando los protocolos. | Foto: Marcelo Rodríguez
Por Emmanuel López Del Valle

Por Emmanuel López Del Valle politica@elterritorio.com.ar

De a poco, diversas actividades económicas vuelven al ruedo luego del parate que generó el aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el gobierno nacional para frenar el avance del Covid-19 en el país. Una de ellas incluye al rubro de la construcción ya que se incorporó la venta de insumos y materiales provistos por los corralones como actividad esencial.
Con esta decisión, referentes del rubro en la provincia afirmaron que se iniciará un camino de reactivación, tras permanecer sin actividad durante dos semanas aproximadamente. Con la apertura de los corralones plantean que los trabajos en el ámbito público y privado retomarán, aunque se espera que la normalización de las ventas tardará en llegar. Además contaron que se reforzaron los protocolos de higiene y seguridad, tanto para el personal de las firmas como para los clientes.
Sobre este punto, desde la Cámara Misionera de Empresas Constructoras y Afines (Cameca) afirmaron que ayer hubo un diálogo con el gobernador de la provincia Oscar Herrera Ahuad, para definir los pasos a continuar con la reactivación de la obra pública y privada  en las próximas semanas.

Apertura a la solución
Si bien la obra pública se consideró como actividad esencial desde el primer día de la cuarentena, los proveedores de insumos y materiales de la construcción fueron incluidos en la segunda etapa del confinamiento, la semana pasada.
La decisión generó fuertes expectativas en el rubro misionero porque apuntará al retorno de las obras, sobre todo, aquellas de carácter privado.
“Veníamos con una actividad en disminución en los días previos a la cuarentena y, ya con la decisión de parar todo, la demanda fue nula. Si bien la obra pública estaba exceptuada, los intendentes nos solicitaron que paremos las obras para sumarnos al aislamiento. Acompañamos la iniciativa porque es una cuestión aún mayor, de salud”, dijo José Garay, titular de Cameca en comunicación con El Territorio.
Luego se refirió sobre la decisión de incluir a los corralones como un rubro esencial y definió que “la apertura de los corralones son una solución porque va a permitir el comienzo de la movilización del rubro, ya que son parte del engranaje para reactivar toda la economía”.
Indicó que entre el lunes y ayer hubo una constante demanda de materiales y que gran parte de las transacciones fue por parte de clientes particulares.
También afirmó que en la antesala de la apertura de los comercios se intensificó los controles de seguridad e higiene, y que las firmas operan con el 50% de los empleados dentro de los locales. El porcentaje restante se dedica a actividades online.
Empero, reconoció que el rubro está inmerso en una gran crisis debido a la pandemia del coronavirus. “Todas las pymes constructoras de la provincia estamos viviendo una situación de crisis, con problemas financieros ante la falta de ingresos. El número de obras disminuyó”, dijo, y al mismo tiempo destacó los esfuerzos del gobierno provincial para mantener en pie la actividad, sobre todo, en lo que respecta a la obra pública.
Por su parte Miguel Ojeda, presidente del Centro de Constructores de Misiones, expresó que “si bien se había anunciado que la obra pública estaba exceptuada, teníamos el inconveniente que los proveedores no podían vender y obligó a que la actividad esté parada”.
En diálogo con este medio, aseveró que “tras la decisión estamos haciendo un seguimiento y análisis de cómo está el sector de la construcción, insistiendo que cada obrero cuente con las medidas de seguridad necesarias para evitar posibles contagios de Covid-19”.
Calificó como positiva la medida de Nación de mantener abierto los corralones porque “sólo pocos corralones permanecieron abiertos únicamente para proveer de insumos a las empresas que se dedicaban a la terminación de centros sanitarios. Ahora, con esta medidas y considerar a la venta de materiales como un rubro esencial, apostamos a la reactivación del sector. No será fácil, pero hay un compromiso que todo vuelva a la normalidad, ya que el año empezó bien”.
En cambio, Ernesto Gerlach, propietario de una empresa constructora de Eldorado, graficó las dificultades por las que pasa la industria de la construcción y adujo: “Hasta ahora estamos paralizados y eso es catastrófico porque no estamos produciendo y no tenemos reservas para seguir pagando a la gente. No tenemos información acerca de la normalización para las obras privadas. Al no trabajar no podemos facturar. Hasta ahora zafamos con dinero que nos adelantaron nuestros propios clientes pero que tenemos que devolver en algún momento”.

Trabajo en tiempos de cuarentena
Luego de varios días, los corralones que posee Familia Bercomat en la provincia -Posadas y Oberá- abrieron sus puertas, tras considerarse a la construcción como un rubro esencial.
Más allá de que estuvieron colaborando con entregas de materiales en lo que respecta a obras de emergencia sanitaria, las sucursales de Familia Bercomat se encontraban cerradas, operando únicamente en el canal online a través de Familiabercomat.com, acatando a las normas definidas por Nación y operando con todo el personal desde sus casas con la modalidad de venta a distancia.
“Cuando el presidente Alberto Fernández incluyó a los corralones como actividad esencial, se comenzó con el refuerzo de las medidas de seguridad en materia de higiene, se trabajó intensamente en todas las secciones para dar seguridad del personal interno y de clientes, con máscaras, mantener las distancias sociales, alcohol y guantes”, explicó Victoria Farías Walter, gerente de salón de Diseño y materiales de la firma.
Luego, contó que se trabajó en la reducción del horario de atención, de 8 a 13, cuando en vísperas de la cuarentena operaban en horario corrido hasta el atardecer.
En cuanto a las ventas particulares, precisó que los clientes compran, en su mayoría, cerámicas, cemento y productos de grifería, en el afán de culminar con pequeñas obras de reacondicionamiento del hogar.
Más tarde manifestó que al permanecer los locales cerrados, “en los últimos días hubo un crecimiento notable en las consultas y transacciones vía online, del cual la empresa ya venía incursionando hace rato”. Allí, Farías Walter detalló que el mayor caudal de operaciones se concreta en el sitio web de la firma Familia Bercomat.
Luego, mencionó que a partir de la semana que viene se estarán sumando más sucursales, como la de Eldorado y Puerto Iguazú, con el objetivo de poder avanzar con atención, reparto y entregas de material, pero a su vez mencionó que “es importante que todos se cuiden, no salgan de sus casas, y que tengan presente otras vías de compra y comunicación que brinda la firma y efectuar las compras desde sus hogares, cumpliendo con la idea de cuidarnos entre todos y seguir manteniendo la cuarentena”.
Y, en referencia a la coyuntura y continuidad de la cuarentena en el país, expresó: “Desde una primera instancia el personal trabaja desde sus hogares. Hay una decisión de acatar las normas que disponga Nación”.
Asimismo, narró que se reforzó los contenidos en redes sociales, en el afán de concientizar.
Sobre la modalidad de trabajo para la próxima semana, anticiparon que seguirán atendiendo en horario y equipo reducido y ampliando la cantidad de sucursales abiertas gradualmente, aunque piden que los clientes canalicen los pedidos y operaciones a través del sitio web de la firma


Relevamiento
Este matutino también relevó en otros corralones de Posadas, desde donde coincidieron que una de las primeras medidas adoptadas fue el refuerzo de la limpieza y garantizar a los trabajadores de guantes y máscaras 3D. Al mismo tiempo se decidió atender únicamente a la mañana.
Ojeda, quien también es propietario de un corralón en Posadas, especificó que “el mayor caudal de ventas se verá la próxima semana, no al ritmo que se registraba hace unos meses, sino uno menor pero alentador de acuerdo al panorama que estamos viviendo a raíz de la pandemia”.
“Habrá una reactivación de la obra privada, ya que muchos de los clientes se acercan para comprar materiales que le permitan hacer refacciones en las casas. Se aprovecha el tiempo para dedicar tiempo al hogar”, consideró. 

En cifra

50%

En el afán de evitar aglomeraciones, y siguiendo los protocolos de seguridad e higiene, las firmas operan con plantel reducido.


Apuestan a la preservación del empleo

Ante la fuerte disminución en la demanda de obras, desde Cameca insisten que una de las prioridades es preservar las fuentes de trabajo dentro del rubro de la construcción. “Estamos haciendo un esfuerzo de poder contener a la gente, porque es nuestro capital de trabajo y lo que es el motor de toda pyme”, subrayó Garay. En tanto, insistió en medidas para sortear la financiación de salarios en cada una de las empresas constructoras. Y, sobre este punto, solicitó una reducción en las cargas impositivas. “Hay una clara intención de las empresas de evitar que haya despidos y hay un compromiso, tanto de la Provincia y de la Nación de reactivar todo el sector, que derivará en más trabajo”, concluyó el titular de Cameca.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina