Detuvieron al acusado de desfigurar a golpes y amenazar a su ex esposa en Oberá

Jueves 12 de diciembre de 2019 | 00:00hs.
Daniel Villamea

Por Daniel Villamea Corresponsalía Oberá

En la madrugada del lunes desfiguró a golpes a su ex esposa y hasta el martes por la noche intentó amedrentarla en su lugar de internación. Antes, por intermedio de un familiar, le rogó que no lo denuncie. Pero la víctima estuvo contenida, no cedió ante la estrategia del violento y ratificó la grave acusación que pesa sobre él.
Finalmente, ayer al mediodía el apuntado fue detenido y puesto a disposición de la Justicia.
Precisamente, en su edición de la víspera, El Territorio publicó en exclusiva el testimonio de Romina Rocío Rosa (29), quien fue brutalmente golpeada por su ex esposo, identificado como Fabián M. (40), el mismo que después de desfigurarle el rostro la amenazó para que diga que se había caído en medio de una discusión de pareja.
Si bien luego de ser ingresada al hospital Samic de Oberá la mujer contó la verdad y aseguró que su ex atacó, los funcionarios policiales actuantes le indicaron que recién cuando fuera dada de alta podrían tomar su denuncia, para lo que debería dirigirse personalmente a la Comisaría de Mujer.
En consecuencia, el acusado permaneció en libertad por más de 48 horas, lapso en el que no sólo tuvo a su cargo a los tres hijos menores de la pareja, sino que hasta gozó de impunidad para rondar los pasillos del hospital con intención de intimidarla, como alertaron los familiares de la paciente.
En tanto, luego de que en los primeros minutos de ayer este medio publicara la entrevista a Rosa en su sitio web, una comisión policial se presentó en su lugar de internación para tomarle la correspondiente denuncia penal.
“Cerca de la una de la madrugada se presentaron para que haga la denuncia. Ella estaba durmiendo y le despertaron. Para eso antes dijeron que le iban a tomar cuando le daban el alta. Evidentemente actuaron porque el diario sacó a la luz el caso”, comentó Milagros Díaz (25), cuñada del a víctima.

Pidió por sus hijos
En consecuencia, una vez radicada la correspondiente denuncia policial, con la premura del caso el juez de Instrucción Dos, Horacio Alarcón, ordenó la inmediata detención del sospechoso, quien fue revisado por el médico policial en turno y posteriormente alojado en dependencias de la Seccional Cuarta.
En principio, fuentes del caso indicaron que el expediente fue caratulado como lesiones graves, amenazas y violencia de género agravada por el vínculo.
Por otra parte, la víctima se mostró angustiada por la situación de sus hijos, quienes al cierre de esta edición estaban al cuidado de los abuelos paternos.
En tal sentido, la mujer solicitó que los menores queden al cuidado de la familia materna, ya que lo contrario implicaría trabas para poder verlos a diario, al menos durante el lapso que esté internada.
En diálogo con este matutino, la cuñada de Rosa recordó que la mujer está casada con el padre de sus hijos desde hace casi diez años, aunque hace un mes se separaron de hecho porque descubrió que el acusado mantiene una relación paralela con otra mujer.
Milagros Díaz también confirmó que en los últimos días la víctima reconoció que durante años fue objeto de golpes y amenazas, pero “le pegaba por lugares que no veíamos y le decía que no cuente porque si no iba a ser peor para ella”.
Contó que último ataque se produjo en la madrugada del lunes, cuando su cuñada volvió de trabajar.
“Con mi marido tenemos un pool y ella trabaja con nosotros. Por eso, si bien estaban separados, a veces el ex iba a la casa para quedarse con los chicos mientras que ella trabajaba. El lunes volvió, él empezó a discutir y le pegó”, relató.
Asimismo, recordó que “los policías que fueron primero al hospital dijeron que tenía que denunciar cuando salía de alta. Pero bien que después que se publicó fueron al hospital para que haga la denuncia. Mientras tanto el tipo andaba como si nada. Incluso el martes les llevó a la pileta a los hijos, mientras mi cuñada está con la cara desfigurada por los golpes. Ninguna mujer se merece esto y no entiendo por qué las autoridades se manejan así”.

Dijo que la empujó
Ayer por la tarde, mediante un escueto comunicado de prensa, desde la Unidad Regional II informaron sobre la detención del acusado, al tiempo que mencionaron que el mismo lunes el sujeto avisó a la Policía que su mujer se había caído en medio de una discusión de pareja.
Según declaró entonces, fue la mujer quien trató de agredirlo físicamente y en ese forcejeo él la empujó y se cayó, según señaló la Policía.
Llamativamente, los uniformados que intervinieron no habrían indagado demasiado sobre el hecho, a pesar de que las características de las lesiones no se condicen con una caída.
Tal como informó este diario, Rosa sufrió la fractura del tabique nasal, múltiples hematomas -incluidos los dos ojos- y excoriaciones.
Ya en el hospital y ante la contención de su familia, la víctima reconoció que había sido amenazada para decir que sufrió una caída. Luego contó la verdad.
El hecho se registró en la madrugada del lunes, alrededor de las 2.30, en una vivienda de alquiler situada sobre calle San Juan del barrio Caballeriza.
“El domingo trabajé un rato y a eso de las 2.30 mi hermano me llevó a casa. Ahí mi ex se puso pesado, empezó a insultarme y me pegó una piña que me tumbó”, declaró la víctima.
Tras una segunda andanada de golpes la mujer salió corriendo en busca de auxilio, pero el sujeto la alcanzó a los pocos metros.
“Me llevó para adentro, me empezó a limpiar la sangre y me dijo que diga que me resbalé y me caí, porque si él va preso por mi culpa le voy a pagar. Y eso hice por miedo. Me trajo al hospital y primero dije que me resbalé. Aguanté muchos años por mis hijos, porque siempre me maltrató, pero tenía mucho miedo”, agregó.


Continúa internada

El caso de Romina Rocío Rosa generó la atención de medios nacionales que ayer le dieron cobertura, sobre todo por la demora en la detención del acusado a partir del accionar policial, tal como señalaron desde el entorno de la víctima.
En tanto, hoy se cumplen cuatro días de su internación, lo que sin dudas marca la gravedad de su cuadro.
Si bien le practicaron las curaciones de rigor y se halla medicada, sobre todo por los dolores que le producen sus heridas, desde el Samic explicaron que resta una serie de estudios para corroborar o descartar algún tipo de compromiso interno.
“El mayor temor es que tenga un coágulo en la cabeza, pero para seguir con los estudios hace falta que baje la inflamación de la zona. Además está con muchos dolores y habrá que ver su evolución en las próximas 48 horas para evaluar la posibilidad de darle el alta”, explicaron.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina