Encuentros para leer y debatir las disidencias

Lunes 17 de febrero de 2020 | 09:10hs.
Buscan replicar los encuentros en otros puntos de la provincia.
Federico García

Por Federico García sociedad@elterritorio.com.ar

Ser disidente es estar en desacuerdo o en disconformidad respecto de las doctrinas, creencias o sistemas de organización social. Pero, más allá de nuestra voluntad, muchas veces estos colectivos ideológicos nos expulsan cuando no encajamos en los modelos de una presunta normalidad o uniformidad, negando a su vez nuestra individualidad y la libertad que ésta conlleva.
A partir de ello, y teniendo en cuenta la existencia innegable de esta diversidad, la licenciada en Ciencias de la Comunicación y psicopedagoga Rocío Basiz y el profesor de Letras Alejandro Morais crearon el Club de Lectura Disidente, un espacio de encuentro, de debate, de comprensión y contención, como lo explicaron en diálogo con El Territorio. 
Así, Basiz sostuvo que “hacía falta un espacio para tener conversaciones que fueran para el lado teórico, por un lado, y para el lado de la contención entre personas que participamos de las disidencias”. Asimismo, aclaró que “no quisimos cerrarlo a la diversidad sexual únicamente, sino incorporar y abrir el espacio para cualquier persona que sintiera que es parte de una disidencia”.
Si bien el ciclo actual se desarrolla en Oberá, Morais contó que lo ideal es llevarlo a localidades pequeñas para convocar allí a un espacio, “primero de lectura, y que la lectura acompañe a la escucha y la conversación, eso es fundamental”, y agregó: “Por eso proponemos lecturas y abordajes teóricos que nos permitan acompañarnos”. 
Quienes ofician además de moderadores del ciclo contaron que en esta oportunidad los encuentros serán cuatro, el último de los cuales se realizará este jueves desde las 21 en la Casita Cultural Los Aromos, de la Capital del Monte. Además, comentaron que ya están pensando en replicar la modalidad en otros puntos de la provincia, pues ya recibieron invitaciones de Posadas y San Pedro. 
La modalidad de los encuentros gira en torno a una lectura previa de textos teóricos, los cuales en esta ocasión abordaron temáticas relacionadas con la diversidad sexual y de género, para luego pasar al debate entre los asistentes, con la moderación de los profesionales. 
La velada, que además cuenta con picadas veganas y bebidas artesanales, puesto que “la idea fue hacer un menú inclusivo para las diferentes formas de alimentación de las personas” -contó Basiz-, se cierra con una ‘jam’, que “es un micrófono abierto donde, dentro de la temática de las disidencias, se propone que pueda venir cualquier persona con sus escritos o de otros, con canciones, con performance, con pinturas, lo que sea para compartir un espacio donde encontrarnos, un espacio seguro y contenido, donde nos podamos conocer y crear lazos y redes”, agregó.
Esas redes atrapan a su vez a todo tipo de público, ya que “hay quienes vienen de la academia y personas que no habitan ningún espacio académico”, reflejó Morais, puesto que además “los textos que seleccionamos son lecturas no tan complejas, no tienen una terminología complicada, entonces se facilita la lectura, y además vamos moderando y colaborando con algunas interpretaciones, sumamos algunas lecturas de categorías y conceptos que no se entienden”.
Estas “lecturas urgentes”, como las define el profesor, y los debates que surgen de los encuentros se vuelcan en producciones escritas, que “por ahora se están dando compartidas, colectivas, la idea es ir potenciando ese espacio”. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina