La triste historia detrás del viral de la beluga que juega al rugby

Miércoles 13 de noviembre de 2019 | 22:45hs.

Durante los últimos días se ha hecho viral en internet el video de una beluga jugando al rugby con un marinero, mientras surcaba supuestamente las aguas ubicadas entre Sudáfrica y el polo sur. La imagen del cetáceo corriendo a buscar la pelota que el hombre le lanzaba al gélido océano y devolviéndoselo a la espera de una nueva partida ha cautivado a millones de usuarios, que no han parado de compartirlo en diferentes redes sociales, desde que Alon Kowen lo publicara por primera vez en Facebook el jueves.

Resulta muy curioso que un animal salvaje tenga la capacidad de interaccionar de este modo con los humanos, pero lo cierto es que ese no parece ser el caso. De hecho, algunos divulgadores y científicos creen que la protagonista de esta historia es Hvaldimir, una vieja conocida de internet, desde que se hizo famosa el pasado mes de abril, por su condición de “ballena espía”. La situación en la que ha vivido desde entonces no es la más favorable para un animal como ella, de ahí que varios expertos se hayan lanzado a las redes estos días para recordar que, por simpático que sea el video, detrás de él hay una triste historia.

La realidad detrás de lo viral

La hipótesis es que el animal pertenecía al ejército ruso y estaba entrenado para colaborar con los buceadores militares en diferentes tareas. En algún momento, la beluga escapó (o la soltaron) y acabó merodeando por las costas de Noruega. Ese es el primer error que da por supuesto el video. Hvaldimir está completamente habituada al contacto humano. No es un animal salvaje que juega con los marineros por pura casualidad.

¿Qué tiene de malo que una beluga juegue con la gente, domesticada o no? La respuesta la resume perfectamente una científico llamada Coleen Gorman en un post publicado hace días en Facebook:

¿Recuerdas el video de la beluga persiguiendo una pelota de fútbol ayer? Bueno, mi amigo Colin (Quad_Finn en Twitter), un investigador de animales marinos a quien contacté de inmediato, y yo, teníamos razón todo el tiempo. Esta es una ballena de Rusia que fue entrenada por los militares y luego escapó. La persona (Sherri-Lyn Croucamp) que publicó el video y obtuvo más de 700.000 interacciones y millones de visitas copió (robó) el video sin crédito. Debería pensarlo dos veces antes de robar un video y difundirlo. No es bonito y no es gracioso.

El barco que sale en el video es un barco de investigación noruego y sus tripulantes deberían saber que jugar con una beluga y aparentar que está jugando con humanos no es una buena idea. Vergüenza para ellos y para la chica que lo publicó.

Hvaldimir la beluga es como Luna (L98), una orca juvenil huérfana que también buscaba humanos para la interacción social en lugar de sus congéneres. Al igual que con Luna, esa familiaridad y dependencia de los humanos terminará casi inevitablemente en una tragedia. Hvaldimir es un fugitivo de una instalación rusa. Está solo y no se ha unido a ninguna manada de belugas en aguas noruegas probablemente porque, como muchas otras belugas cautivas rusas, fue separada de una población en el Mar de Okhotsk, que está a unos 6,000 km de distancia.

Colin ratifica esta historia y explica que el principal problema de que una beluga interactue con humanos es que eso impide que el animal se adapte bien a la vida en mar abierto. A menudo estos acercamientos a barcos terminan con el cetáceo herido por las hélices.

Escriben en Gizmodo que el video, en definitiva, es más el producto de una irresponsabilidad por parte de un grupo de marineros muy diferente al reciente caso de una osezno grabado por un dron que en realidad huía desesperadamente del cuadricóptero. Lo mejor que podemos hacer con la naturaleza es dejarla tranquila, que no tiene la culpa de nuestras redes sociales. [IFL Science]

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina