Toxoplasmosis ¿son los gatos los verdaderos culpables?

Domingo 17 de noviembre de 2019 | 12:32hs.
“No tengas gatos si estás embarazada”, “no tengas gato si tenés niños en casa” “no acaricies al gato porque contagia toxoplasmosis” son algunas de las tantas afirmaciones que se escuchan culpando a los gatos por esta enfermedad que puede causar infecciones leves y asintomáticas, así como infecciones mortales.

“La toxoplasmosis es una enfermedad parasitaria que afecta a los animales y al hombre. El parásito ingresa por la boca de la persona, el gato u otro animal y una vez dentro del organismo se dirige a las células intestinales para luego distribuirse por diferentes órganos dependiendo del ciclo de reproducción” explicó Lorena Techeira, médica veterinaria especialista en animales de compañía (MP 302), en coincidencia con el veterinario Marcos Joaquin Segovia Mattos (MP 528) que también explicó qué puede provocar el contagio de esta enfermedad. “La toxoplasmosis en gatos es una enfermedad causada por el Toxoplasma gondii. En gatos se contagia por vía oral, es decir, el animal ingiere quistes que se encuentran en tejidos o heces de otros animales y también puede haber un contagio de madre a hijo vía transparentaría. Ésta suele ser la vía más frecuente en los seres humanos, es por esta vía que el parásito se acantona en la retina del neonato para luego producir trastornos en la visión”.

Ahora bien, no hay que asustarse ni preparar las valijas del gato, porque algunos mitos no son tan verdaderos como se cree, por ejemplo, si una mujer está embarazada puede convivir con el felino sin correr peligro.

"La enfermedad se contrae por contacto directo. En el caso del humano suele ser común comer carnes infestadas y con una pobre cocción (por ejemplo es frecuente una alta tasa en la población árabe por sus comidas típicas que llevan un sistema de cocción que no elimina los bradizoitos enquistado), o manipular materia fecal y no realizar una correcta higiene de las manos, esto en el caso de tener un gato infestado” explicó Mattos. Otra de las condiciones que deben darse para el contagio según Techeira es “comer frutas, verduras, hortalizas crudas, mal lavadas que hayan tenido contacto con materia fecal de animales infectados. Manipular la tierra sin usar guantes, ingiriendo los parásitos accidentalmente, también de madre a feto por vía transplacentaria y por contaminación intradomiciliaria, presencia de moscas, mosquitos, cucarachas, roedores”.

Derribando mitos

Los gatos siempre son señalados a la hora de hablar de toxoplasmosis, pero no son los únicos que pueden contagiar al ser humano esta enfermedad.

El veterinario Mattos afirmó que la enfermedad se adquiere por contacto directo con huéspedes intermediarios infestados, ellos pueden ser roedores, pájaros, ganado menor (oveja, cerdo), ganado mayor (bovino), a través de su materia fecal o ingiriendo tejidos contaminados. Es verdadero que el niño puede contagiarse, pero únicamente si el gato es portador de la enfermedad y además se debe manipular su materia fecal”.

El gato debe tener el parásito para poder contagiar, mientras no lo tenga no hay forma de que contagie ni a grandes ni a chicos.

“Para que los gatos no se contagien tendrían que ser de interiores, no tener contacto con otros animales posiblemente contaminados. Su alimentación debe ser a base de alimentos balanceados y si comen carne que sea cocida a 74 grados que es la temperatura en la que se destruye el parásito. Es importante traerlo a la consulta veterinaria para desparasitarlo regularmente. La bandeja sanitaria en lo posible debe estar limpia y la materia fecal retirarla con guantes o palita.

Cuando un animal se contagia y tiene las defensas bajas tiene decaimiento, anorexia o hiporexia, debilidad, mareos, convulsiones, ceguera, diarreas y vómitos, más en gatitos bebés” explicó Techeira.