Una voz que abre caminos

Martes 18 de febrero de 2020 | 07:00hs.
Por Belén Spaciuk

Por Belén Spaciuk interior@elterritorio.com.ar

“La música es mi estilo de vida, fue mi más grande decisión. Es lo que siempre quise para mí, desde que tengo uso de conciencia. Se trata de la mejor manera que encontré para expresar cada parte de mí, lo representa todo. Quién fui, quién soy y quién quiero ser”. La frase le corresponde a Daira Heller, una joven que con tan sólo 19 años desarrolla su mayor talento y lo comparte con todo el mundo. 
Con su talentosa voz y una infinita pasión por el arte, Daira incursionó en la música y el teatro desde muy pequeña. Enamorada de sus raíces litoraleñas, ya que su madre es misionera, la multifacética artista aseguró en diálogo con El Territorio que “un sinfín de melodías corren por su sangre”, ya que su árbol genealógico es un verdadero crisol de razas: tiene ascendencia, paraguaya, peruana y española. Pero también, por nacer en Buenos Aires, aprendió a amar al tango, mientras que de su madre heredó un especial cariño por la música litoraleña. Y eso la convierte en una argentina enamorada de su cultura 
Desde muy pequeña, con tan sólo 4 años, Daira se inició en la música. En un colegio en el que predominaba el arte gallego, tenía clases de comedia musical, teatro, cantareiras, música tradicional y otras tantas expresiones artísticas que le ayudaron a descubrir su amor por el arte. Al poco tiempo, incursionó en el tango. Así participó en el teatro Avellaneda, cantando y bailando. 
Con la espontaneidad y seguridad artística que la caracterizan, a sus 8 años, participó de una conferencia de prensa brindada por el gran Carlos Núñez, el gaitero gallego más reconocido del mundo. Y, en un momento, “él  preguntó si alguien se animaba a subir al escenario a cantar con él. Sin dudar ni por un segundo, subí a la tarima y el maestro gaitero me permitió compartir escenario junto a él”, recordó Daira, al tiempo que destacó que algunos años más tarde volvió a contactar al gaitero que la semana pasada brindó un concierto en el teatro Colón: 
“En el 2017, hicimos una videollamada y le conté sobre mi trabajo, mi incursión en la música litoraleña y mis ganas de dedicarme a esto. Entonces me dijo: ‘¿Quieres venir a cantar a España con nosotros, porque daremos una gira de verano?’. 
Fue como, a sus 16 años, emocionada y nuevamente sin titubear, la artista accedió encantada y formó parte de la gira. Así recorrió toda Galicia, conociendo sus pueblos e historia, aprendiendo de la música gallega y enseñando lo mejor de su cultura litoraleña de la mano del gaitero más famoso del mundo. “Nos recorrimos todo. Visitamos Pontevedra, La Coruña y muchos escenarios de la región. También recibí capacitaciones sobre la cultura de allá. Fue una de las mejores experiencias de mi vida”, expresó Daira. 
Luego de algunos años, se asentó en Misiones junto a su madre para afianzar vínculos con su familia y sus raíces litoraleñas. Y, desde sus 15 años estudia en Paraguay, más precisamente en el conservatorio Asaf y el Centro de Arte de Encarnación. Allí, permanece en el cuarto año de su carrera de canto lírico, aprendiendo teoría e historia de la música. 
“Creo que el clásico es la base de la música. Entonces, esa técnica de canto lírico en la que me sigo perfeccionando, la aplico al canto popular. De esa manera puedo manejar la respiración, los saltos de la voz y la lectura de partituras entre otras tantas cosas”, señaló la multifacética artista que lleva en la sangre los ritmos litoraleños. Porque “qué mejor que aprender música en mi propia tierra”, agregó Daira en diálogo con Apocalipsis en el bar, por Radioactiva. 
Hoy, a tan corta edad y con prometedor futuro, el talento de Daira recorre los escenarios de la tierra colorada contagiando amor por la música y permitiendo además que melodías de María Elena, Luis Ferreyra, Roberto Rimoldi y otros tantos grandes de la región permanezcan en la memoria colectiva. 
Arraigada a sus raíces y enamorada del folclore, “busco que mi repertorio hable de nuestra historia, de la cultura del Litoral, de nuestra tierra, el paisaje, el amor, la familia. Con esa música me siento identificada y en ello quiero mostrar mi visión del arte a través de la máxima expresión que tengo como ser humana: el canto”, reflexionó, al tiempo que agregó que al momento de elegir canciones tiene en cuenta varias características: “Me tomo el atrevimiento de interpretar música de artistas que me gustan pero que actualmente parecieran estar en el baúl de los recuerdos. Busco que sean canciones que no se escuchen tan de seguido, e intento revivirlas cada vez que las entono, situándoles valor e importancia en la actualidad. Siento que de esa manera también contribuyo a que no sean olvidadas con el paso del tiempo”, dijo Daira. 
Melodías de río, paisaje, verde selva, amor, familia, historia y cultura. Conservando las esencias de cada una de ellas, Daira presenta canciones de autores representativos de la región litoraleña, a través de los ritmos que identifican a la tierra colorada como chamamé, galopa,  rasguido doble, chotis, gualambao, polka, guarania y otras tantas que coexisten en conjunto y forman parte de la esencia misma del Litoral.

Creciendo paso a paso
Daira, además de “revivir canciones del viejo baúl de los recuerdos”, como ella misma lo señala, también se dedica a la composición. Lo denomina como una tarea que conlleva tiempo, disciplina y dedicación. Por ello, se planteó la meta de comenzar a grabar su primer disco en julio próximo. Mientras, continúa afinando letras y melodías, contrastando paisajes y descubriendo poemas, para articular versos que interpreten lo que pretende representar. 
Además de ello, sigue recorriendo escenarios y conquistando a todos quienes escuchan su prodigiosa voz. 
El año pasado, compartió en el magnífico Alcibíades Alarcón junto a Los Hermanos Núñez, en el espacio Unión Mercosureña en los 50 años del Festival Nacional de la Música del Litoral. Fue su segunda participación en tan prestigiosa fiesta. Ya que la primera aparición de Daira en el Festival fue en 2018, tras quedar seleccionada en el Festival del Paraná como artista representante de Paraguay en la fiesta litoraleña. 
Además, participó el pasado 28 de enero, como cantante invitada, de la Ópera de San Ignacio de Ayolas, realizada en las ruinas jesuíticas de San Ignacio. Un espectáculo llevado a cabo por los Grillitos Sinfónicos en el que Daira tuvo un papel importante como artista lírica. 
A ello se suman sus presentaciones en la Ópera de Paraguay, al ser alumna del Conservatorio y otras tantas apariciones como la del pasado sábado en la Peña Soñadores, espacio en el que supo deleitar a cada espectador.  
Enamorada del floclore, como ella misma lo denomina, la joven artista busca solidificar su voz y hacerse camino en el mundo artístico. “Quiero llevar esta expresión a cada rincón del mundo. Quiero motivar a los jóvenes a profundizarse en su cultura para que no se pierdan en las generaciones futuras y seguir manteniéndo nuestras raíces vivas, latiendo”, señaló la cantante. 
“Es difícil explicar lo que nos enlaza con nuestra esencia. Yo particularmente no tengo a alguien que me diga, esto es lo que somos, lo que hacemos. Sino que me fui encontrando con la música de mis raíces al experimentar y, de esa conexión, fui aprendiendo que esto es lo que amo hacer. Me alegra poder ser ese nexo con el que, a través de lo que hago, puedo llegar a grandes y chicos. Creo que esa es mi misión. Porque, desde que la música llegó a mi vida dije ¡sí quiero! y creo que mi intención es constribuir a que nuestra esencia continúe viva”, concluyó la joven promesa. 


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina